¿Las viviendas en el país reciben agua diariamente?

En 2018, únicamente el 53.6% de la población tenía suministro diario de agua dentro de su vivienda. La disponibilidad diaria de agua entubada dentro de la vivienda es necesaria para actividades esenciales como cocinar, beber y llevar a cabo el aseo personal y doméstico. Conocer la proporción de personas que cuentan con suministro diario en la vivienda permite mejorar los mecanismos de distribución de este servicio básico.

Te compartimos las brechas que existen entre las entidades federativas.

Ante las contingencias de salud y la posible presencia de pandemias, epidemias y endemias, la carencia de agua en la vivienda impide seguir las recomendaciones de higiene emitidas por las autoridades de salud a una amplia proporción del país. Debido a esta situación, el CONEVAL señala la importancia de abatir las desigualdades territoriales y entre grupos de población.

Consulta estos datos en el Sistema de Información de Derechos Sociales, en el apartado de indicadores de acceso efectivo: https://bit.ly/2vChUms.

Valor de la canasta alimentaria febrero 2020

El valor de la Línea de Pobreza Extrema por Ingresos (canasta alimentaria) urbana pasó de $1,554.12 (febrero de 2019) a $1,623.19 (febrero de 2020), incrementó 4.4%, mientras que el valor de la Línea de Pobreza Extrema por Ingresos (canasta alimentaria) rural pasó de $1,103.01 (febrero de 2019) a $1,157.33 (febrero de 2020), incrementó 4.9%.

Respecto a la variación mensual, el valor de la Línea de Pobreza Extrema por Ingresos (canasta alimentaria) urbana pasó de $1,615.21 (enero de 2020) a $1,623.19 (febrero de 2020), incrementó 0.5%, mientras que el valor de la Línea de Pobreza Extrema por Ingresos (canasta alimentaria) rural pasó de $1,149.18 (enero de 2020) a $1,157.33 (febrero de 2020), incrementó 0.7% ow.ly/TQxv50x80nl

 

 

Cinco publicaciones del CONEVAL relacionadas con el derecho a la seguridad social

En México, el 57.3% de la población carece de acceso a la seguridad social, es decir, más de 71 millones de personas. Ante esta situación, el CONEVAL ha generado una agenda de investigación para proporcionar evidencia que contribuya a que las y los tomadores de decisiones identifiquen las acciones necesarias para garantizar que todas las personas ejerzan plenamente este derecho.

Te compartimos algunas publicaciones del Consejo relacionadas con la seguridad social:

Visita la página del CONEVAL, para conocer más información al respecto: www.coneval.org.mx

Cinco recomendaciones del CONEVAL para avanzar en la garantía del derecho a la salud

El CONEVAL analizó la oferta programática de los programas e intervenciones federales que en 2018 se vincularon con los retos que enfrenta el derecho a la salud. Después de realizar este análisis, esbozó algunas recomendaciones con el fin de contribuir a mejorar la política social de desarrollo con enfoque de derechos, como se muestran a continuación:

  • Es necesario que el ejercicio de planeación en materia de salud tome en cuenta la complejidad de los problemas sociales y retos que obstaculizan la plena garantía del derecho y contemple, para su atención, intervenciones integrales que aborden la naturaleza multicausal de dichos problemas en una política pertinente, que responda a problemas actuales, y que articule de manera oportuna acciones y actores encaminados al logro de un objetivo común.

  • Es fundamental que la planeación nacional en salud parta de un diagnóstico general del estado actual del Sistema Nacional de Salud, para así distribuir los recursos escasos, tanto materiales como humanos, de la manera más eficiente posible y en atención de las necesidades prioritarias del sistema.

  • Es necesario también, avanzar hacia ejercicios de evaluación de las intervenciones cada vez más especializadas, que den cuenta de sus resultados, y así contar con elementos para determinar su pertinencia, realizar ajustes y cambios según sea necesario y con base en evidencia.

  • Para la adecuada atención de los retos nacionales, será necesario plantear estrategias de coordinación que articulen las intervenciones y programas que son complementarios entre sí para desarrollar sinergias, potenciar esfuerzos e incrementar la capacidad resolutiva de estas.

  • Por último, se plantea la necesidad de fortalecer la capacidad rectora de la Secretaría de Salud en las tareas de planeación, diseño y dirección de la implementación de una política integral de salud, que considere a todos los actores, a todos los sectores y órdenes de gobierno, para facilitar la acción concertada y ordenada de las intervenciones dirigidas a garantizar el derecho a la salud de la población mexicana.

 Para saber más del tema, consulta la “Evaluación integral de los programas federales vinculados al derecho a la salud 2018-2019”. http://ow.ly/fvmq50y19Wb

 

¿Los fondos sociales del Ramo 33 cuentan con enfoque de resultados?

Los Fondos de Aportaciones del Ramo 33 son transferencias que la Federación hace a las entidades y municipios para realizar acciones condicionadas exclusivamente para el cumplimiento de los objetivos que establece la Ley de Coordinación Fiscal.

El Ramo 33 se compone de ocho fondos, de los cuales cinco cuentan con objetivos vinculados con derechos sociales: FAM, FAIS, FASSA, FAETA, y FONE. Los derechos sociales que retoman los fondos sociales son alimentación, educación, vivienda y salud. A su vez, de estos cinco fondos, cuatro cuentan con desagregaciones de conformidad con los objetivos específicos del gasto.

En el Informe de enfoque de resultados de los fondos sociales del Ramo 33, 2019, el CONEVAL analiza si estos fondos muestran información sobre los resultados que pretenden alcanzar, más allá de los procesos que les permiten llegar a estos.

Un fondo que cuenta con enfoque de resultados tiene estas características: la población objetivo y la solución de un problema público están plasmados en el objetivo; los indicadores cumplen con criterios mínimos de calidad, y los bienes y servicios que entrega son necesarios y suficientes para el cumplimiento del objetivo.

Para analizar el enfoque de resultados de estos fondos, se revisaron tres dimensiones: objetivos, medición de resultados y asociación lógica. A continuación, se muestran algunas conclusiones de este análisis:

  • Todos los fondos logran identificar a su población objetivo; sin embargo, no todos identifican claramente el cambio que pretenden lograr en ella.

  • Dentro de la Matriz de Resultados de los fondos se puede identificar con mayor detalle cuáles son los bienes y los servicios que estos entregan, a diferencia de la normatividad donde usualmente solo se mencionan las transferencias monetarias.
  • Los únicos fondos que tienen enfoque de resultados en todas las dimensiones son FAIS Entidades y Municipal. No así, FASSA y los dos FAM Infraestructura Educativa que tienen áreas de oportunidad en todos los rubros.

  • El 67% de los fondos cuentan con enfoque de resultados, el resto debe mejorar la especificación del resultado esperado. Todos los fondos identifican correctamente a su población objetivo.

  • El 56% de los fondos tienen indicadores que permiten el seguimiento de resultados vinculados con su objetivo principal.

  • De los restantes, el FAM Asistencia Social debe sustituir su indicador de cobertura por uno de resultados.

  • Por otro lado, el FASSA y los dos FAM Infraestructura Educativa requieren ajustar el propósito y, posteriormente, incorporar indicadores para medir logros sobre este.
  • En el agregado de indicadores, se considera que el 65% tienen enfoque de resultados: es decir, cumplen los criterios mínimos de calidad.

  • La mayor área de oportunidad de los indicadores se encuentra en la pertinencia: solo 71% miden un cambio sustantivo sobre la población objetivo.

  • Todos los indicadores de los fondos cumplen el criterio de monitoreabilidad y el 94% son relevantes y claros.

  • El 33% de los fondos cuentan con asociación lógica en los componentes de su MIR. Igualmente, el 33% tienen asociación lógica entre los entregables que estipula la normatividad y el objetivo del fondo.

  • Estos porcentajes no son exactamente el mismo conjunto de fondos: solo FAIS Entidades y Municipal tienen asociación lógica tanto a nivel de MIR, como en la normatividad.
  • Los fondos que carecen de vinculación en ambas dimensiones son el FONE Servicios Personales y el FAETA Educación Tecnológica.

Para profundizar en el tema, consulta el Informe completo:  http://ow.ly/j2WG50ydpCX

 

Conoce 5 hallazgos de los programas y acciones que atienden el derecho a la alimentación nutritiva y de calidad en México

El CONEVAL elaboró la Evaluación Integral de los Programas Federales vinculados al derecho a la alimentación nutritiva y de calidad 2018-2019, en donde analiza los 33 programas que atendieron a este derecho en el ejercicio fiscal 2018.

El objetivo de esta evaluación consiste en brindar elementos para que la política de desarrollo social continúe avanzando en garantizar el pleno goce del derecho a la alimentación.

A continuación, se enlistan algunos de sus hallazgos:

  • La política nacional en torno al derecho a la alimentación se encuentra fragmentada en diversas estrategias e iniciativas independientes una de otra y poco coordinadas entre sí.

  • Además de los 33 programas a nivel federal relacionados con la atención del derecho a la alimentación, se encontraron tres estrategias cuya finalidad era planear, coordinar y evaluar las diferentes acciones en su ámbito de competencia: Estrategia Integral de Asistencia Social Alimentaria, Estrategia Nacional de Lactancia Materna y la Estrategia Nacional para la Prevención y el Control del Sobrepeso, la Obesidad y la Diabetes. Sin embargo, estas no contaron con presupuesto específico ni un seguimiento constante de resultados, medidos a través de indicadores específicos, lo que dificulta contar con evidencia para determinar si este tipo de modelos son efectivos o no.

  • La mayoría de los programas, estrategias e iniciativas que atienden aspectos del derecho a la alimentación están orientadas a atender el problema de la inseguridad alimentaria a través de dar acceso físico y económico a la alimentación y no tanto a atender retos como la anemia, la desnutrición, el sobrepeso y la obesidad por ser problemas asociados tradicionalmente al sector salud, aun cuando la evidencia sugiere que estos son mejor atendidos a través de intervenciones de alimentación complementaria y dirigidas a mejorar la calidad en la alimentación de las personas.

  • Existen grupos etarios con alta prevalencia de anemia que no son focalizados por los programas, como las mujeres en edad fértil y la población adulta mayor, lo que muestra la necesidad de estudiar, complementar y/o modificar las acciones que se llevan a cabo con base en los resultados y la evidencia de los programas ya existentes.

  • Persiste la desarticulación entre los sistemas de información de los programas sociales, así como poca utilización de instrumentos que permiten la identificación de las poblaciones, los apoyos que reciben y los programas en los que son beneficiarios, lo que lo que dificulta la planeación conjunta y la acción coordinada.

  • En cuanto a la coherencia de las intervenciones, podemos decir que los programas no contemplan de forma deliberada este elemento en su diseño, es decir, entre sus objetivos, apoyos y poblaciones para la atención de los retos en garantía del derecho a la alimentación, aun cuando estos pueden ser complementarios entre sí y crear sinergias para aumentar su capacidad resolutiva; esto debido a que no fueron diseñados con el objetivo de atender los retos para garantizar el derecho, sino que surgen de una lógica de atención de necesidades y no de garantizar derechos.

Para conocer la vinculación de cada programa, con los retos que enfrenta el derecho a la alimentación, así como las recomendaciones que realiza el CONEVAL para mejorar la política de desarrollo social con enfoque de derechos, consulta la evolución completa.  ow.ly/fvmq50y19Wb

 

Conoce los 8 retos para garantizar el derecho a la educación

El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL) comparte el Estudio Diagnóstico del Derecho a la Educación 2018 en el que resumen las principales deficiencias y retos para el ejercicio pleno de este derecho.

Las dimensiones y subdimensiones de análisis se enfocaron en la disponibilidad, accesibilidad y calidad de este derecho.

La distribución del gasto público dista de ser eficiente para garantizar el cumplimiento de este derecho, ya que la proporción gastada en educación para adultos es insignificante comparada con el tamaño de la población que lo requiere. En términos generales, la disponibilidad y distribución del presupuesto es insuficiente para garantizar el derecho a la educación.

Los principales retos en esta materia son los siguientes:

  • Incrementar la disponibilidad de instituciones en educación media superior y fomentar el acceso y permanencia de los estudiantes en mayor situación de vulnerabilidad que cursan este nivel educativo.

  • Mejorar la infraestructura educativa para garantizar condiciones óptimas de aprendizaje a todos los titulares del derecho.

  • Propiciar la asistencia a la educación preescolar.

  • Disminuir las inequidades en el acceso y disfrute del derecho entre grupos de población.

  • Asegurar que la calidad de la educación sea igualitaria entre la población que asiste a distintos tipos de escuela.

  • Disminuir el porcentaje de población adulta en rezago educativo que no accede al derecho a la educación.

  • Mejorar la calidad educativa.

  • Mejorar la calidad docente.

Te invitamos a consultar el documento completo: https://goo.gl/RthR15

¿Cuántas personas tienen acceso a los servicios de salud en tu entidad?

El acceso a los servicios de salud es un elemento primordial del nivel de vida que brinda las bases necesarias para el mantenimiento de la existencia humana y su adecuado funcionamiento físico y mental. Cuando las personas carecen del acceso oportuno y efectivo a los servicios de salud, el costo de la atención de una enfermedad o accidente puede vulnerar el patrimonio familiar o, incluso, su integridad física, se señala en la Metodología Multidimensional de la medición de la pobreza.

El Sistema de Información de Derechos Sociales (SIDS) del CONEVAL señala que el 83.8% de la población contaba con adscripción o derecho a recibir servicios médicos de alguna institución que los presta en 2018.

A continuación te mostramos los porcentajes por entidad federativa.

Consulta estos datos en el Sistema de Información de Derechos Sociales, en el apartado de indicadores de acceso efectivo: owl.li/u8dP30q0KsP